Sin duda algo con lo que tanto residentes como no residentes en España van a tener que hacer frente en algún momento de su vida en el país. El impuesto sobre las ganancias de capital es uno de los principales impuestos a pagar al obtener un beneficio de una transacción económica. En este artículo aprenderemos en qué consiste este impuesto, cuáles son los porcentajes exactos a pagar, y cómo puedes beneficiarte de las bonificaciones y exenciones existentes. ¿Estás listo?

 

¿QUÉ ES EXACTAMENTE EL IMPUESTO SOBRE LAS GANANCIAS DE CAPITAL?

 

El impuesto sobre las ganancias de capital es el impuesto que se paga sobre tras los beneficios que se obtienes al vender cualquier tipo de activo, como una propiedad, terreno, o inversión en el territorio español. Siempre que el valor de venta sea mayor que el precio que pagó por la compra/inversión, se pagará el impuesto sobre las ganancias de capital sobre esa diferencia, la ganancia.

A diferencia de algunos países como en el Reino Unido en los que este impuesto funciona de manera independiente, en España lo encontramos integrado en el impuesto a la renta de las personas físicas (IRPF). El sistema fiscal español es realmente complejo y diferente del resto, por lo que trataremos de ser lo más claros posible.

Usemos un ejemplo para explicar cómo funciona este impuesto de forma más precisa.

Imaginemos que compraste una propiedad en España por valor de 500.000 €. Ahora, después de varios años, estás pensando en venderla.Encuentras un comprador, y después de varias negociaciones, ambos aceptáis que el precio de venta será de 700.000 €, ya que el mercado inmobiliario español ha crecido y las propiedades son ahora más caras. Los 200.000 € resultantes que has ganado son el importe imponible al que aplicarás el porcentaje del impuesto sobre las ganancias de capital.

Pero, ¿cuánto acabarás exactamente en esta situación? Como siempre, la respuesta depende de si eres residente en España o no.

 

IMPUESTO SOBRE GANANCIAS DE CAPITAL PARA RESIDENTES EN ESPAÑA

 

Para que sirva de recordatorio, se considera que una persona es residente fiscal en España si permanece en el país durante más de 183 días al año (6 meses). En ese sentido, si eres residente, el impuesto a las ganancias de capital a pagar van en función de los siguientes tramos:

  • 19% para los primeros 6.000 € obtenidos como beneficio.
  • De 6.000 € a 50.000 €, el tipo impositivo es del 21%.
  • Desde 50.000 € en adelante, un 23%.

Recuerda que este porcentaje se aplicará a la diferencia entre el precio que pagaste para adquirir la propiedad (o cualquier otro activo) y el precio al que lo vendiste posteriormente. 

 

BONIFICACIONES Y COMO EVITAR PAGAR ESTE IMPUESTO

 

Comencemos ahora con la información que seguro más te interesa. Hay dos situaciones diferentes en las que no tendrás que pagar este impuesto, y una en la que podrás pagar únicamente un porcentaje reducido. Vamos a repasarlas brevemente.

 

1. LA EXENCIÓN DE VIVIENDA HABITUAL

Si el dinero que ganes por la venta de la propiedad va a ser reinvertido en la compra de una nueva, la cuál será tu nueva casa de residencia habitual, no vas a tener que pagar el impuesto a las ganancias de capital. Esto es lo que llamamos la exención de la vivienda habitual

Sin embargo, hay algunos requisitos a considerar.

Es crucial que la propiedad esté ubicada dentro de la Unión Europea y fuera de este territorio para que la exención sea aplicable.

 

2. VENDER TU PROPIEDAD SI TIENES MÁS DE 65 AÑOS

Hay una situación incluso más favorable que la descrita en la sección anterior para aquellos que desean ahorrar impuestos.

Si tiene 65 años o más, no importa si la cantidad de dinero que obtiene al vender la propiedad se reinvierte o no en tu nuevo hogar. Simplemente no tendrás que pagar este impuesto.

Así que si está cerca de esa edad, será positivo seguir el consejo de esperar hasta que tengas 65 años para realizar cualquier operación de venta de activos.

 

3. REDUCCIÓN DE COMPRAS DE ACTIVOS ANTES DE 1995

Si compraste la propiedad que ahora quieres vender antes de 1995, estás de suerte. Vas a poder disfrutar de una sustancial reducción de impuestos.

Esto significa que todas las propiedades adquiridas hasta diciembre de 1994 serán elegibles para esta bonificación. Sin embargo, hay dos puntos a considerar:

  • La bonificación solo será aplicable a las ganancias producidas hasta enero de 2006. Cualquier aumento posterior en el valor del activo no incluirá la reducción de impuestos y se gravará al tipo normal.
  • Para que la propiedad o el activo disfruten de esta bonificación, el valor de compra debe haber sido mayor de 400.000 €.

Así, si la propiedad o el activo que vas a vender cumple con estos requisitos, ¿cuál es la reducción exacta que disfrutarás? Un 11% en propiedades, 25% en acciones de empresas y 14% en el resto de activos.

 

IMPUESTO A LAS GANANCIAS DE CAPITAL PARA NO RESIDENTES

 

Hasta ahora hemos estado analizado el caso de aquellos que permanecen en el país por más de 183 días al año, incluidas las bonificaciones y las reducciones de las que se pueden beneficiar. Pero, ¿qué sucede con los contribuyentes no residentes en España en relación con este impuesto?

Éstos no tienen tanta suerte. Los no residentes en España de fuera de la Unión Europea pagarán una tasa fija del 24% por sus ganancias de capital. Sin embargo, si son de cualquier otro país europeo, de Noruega o de Islandia, esa tasa se reduce a solo el 19%.

¿Existen reducciones o exenciones para no residentes?

La respuesta es sí. Pero a diferencia del caso residente, aquí solo hay una vía posible.

Los no residentes pueden disfrutar de una exención de impuestos sobre las ganancias de capital siempre que estén viviendo legalmente en cualquier otro país de la Unión Europea que tenga un acuerdo fiscal con España. Si esa condición se cumple, podrán también disfrutar de la exención de vivienda habitual.

 

¿CUÁLES SON LOS ACTIVOS QUE SON RESPONSABLES DEL IMPUESTO DE GANANCIAS DE CAPITAL?

 

Como hemos mencionado anteriormente, las propiedades no son los únicos activos susceptibles al impuesto a las ganancias de capital.

Este tipo impositivo se aplica principalmente a las acciones de empresas, edificios, terrenos, pisos y casas, bonos gubernamentales y metales preciosos, entre otros activos e inversiones.

 

¡DEJA QUE OPTIMICEMOS TUS IMPUESTOS!

 

Ahora ya conoces las reglas del juego. Sin embargo, puede que aún te resulte difícil resolver el rompecabezas completo.

Hay varias reglas y exenciones con respecto a todos los impuestos que debe pagar en España como extranjero, y conocerlos al detalle todos puede ser casi imposible. Por eso queremos hacerte la vida más fácil.

Nuestros abogados fiscales están especializados en impuestos para expatriados.

Analizarán su situación, responderán todas sus dudas y optimizarán todos sus impuestos para que pagues únicamente lo que realmente debes. Queremos que te centres en disfrutar tu vida en España sin tener que preocuparte por la parte aburrida. ¡Déjanos eso a nosotros!

QUIERO HABLAR CON UN ABOGADO