Si estás planeando abrir tu negocio en España o empezar a trabajar en el país como extranjero, sigue leyendo. Pues la cultura empresarial española es muy peculiar, y en este artículo te enseñamos los principales factores que la caracterizan para que puedas hacer negocios en el país de manera exitosa. Desde cómo funcionan las reuniones hasta qué está bien visto y qué no dentro de una compañía. ¡Todo lo que necesitas saber en este post!

 

 

Estructura organizacional

 

Lo primero que debemos tener en cuenta es de qué manera se estructuran las compañías en el país, pues se trata de una base perfecta sobre la que se desarrollan los puntos siguientes. 

Si usamos el ranking de Hofstede y escogemos la dimensión cultural de distancia del poder, España puntúa con un 57 (vs 40 en los Estados Unidos, por ejemplo). 

Esto nos demuestra una clara valoración por las jerarquías internas. Y es que la mayoría de compañías siguen teniendo una estructura bastante rígida y vertical, en la que identificar claros líderes y quiénes son sus subordinados es algo fácil. 

Lo vemos claramente con el tipo de compañías que el reglamento mercantil permite crear.

A diferencia de países como EEEUU, el liderazgo de grupo o los equipos multidisciplinares son muy poco habituales, con divisiones claramente separadas lideradas por gerentes con mucho poder. 

Esto es especialmente cierto si hablamos de empresas tradicionales o negocios familiares. 

No obstante, a día de hoy esto está cambiando por los motivos siguientes:

  • La irrupción de muchas startup que adoptan nuevos modelos organizacionales más dinámicos
  • Entrada de talento internacional con otra cultura de negocios
  • El hecho de que muchos líderes de empresas españolas han sido formados en el extranjero, adquiriendo una mentalidad mucho más moderna

 

Orientación a largo plazo

 

Si volvemos de nuevo a las dimensiones culturales de Hofstede podemos sacar información muy relevante sobre la orientación hacia el futuro dentro del mundo laboral español. En este caso el país se encuentra en medio de la tabla, con un 48 de puntuación. 

Esto significa que los españoles son bastante cortoplacistas. Cuando surge cualquier tipo de problema en la empresa buscarán una solución rápida, dejando un poco de lado las consecuencias a largo plazo que pudiera tener, siempre y cuando el camino elegido sea efectivo ahora.

Esto se convierte en más cierto todavía cuando incorporamos el hecho de que los nacionales son muy aversos al riesgo

Y es por todo esto que prefieren una estructura organizacional bien marcada y definida, con un liderazgo de alto mando claramente establecido para poder encontrar esas soluciones rápidas y definitivas. 

Por otro lado, si bien buscan soluciones rápidas a problemas, el cumplir objetivos adquiere el carácter contrario. El estilo de trabajo habitual es mucho más relajado y lento, tomándose los deadlines con cierta calma.

 

Estilo de liderazgo

 

La estrategia y toma de decisiones en la empresa suele estar dirigida por los altos cargos de manera bastante centralizada. De nuevo por la estructura de la empresa, los cargos inferiores suelen tener poco poder de influencia

Si bien es cierto que cada día se valora más un empleado de nivel inferior tomando la iniciativa, siendo proactivo y proponiendo nuevas vías de ataque, tradicionalmente se ha visto como “excederse”; pues se tenía la idea muy fija de que tu tenías que hacer tu listado de tareas y salir de ello no era lo correcto.

No obstante esto está cambiando actualmente, y las empresas españolas están adoptando una cultura mucho más horizontal, abierta y empoderadora para los trabajadores a todos los niveles. 

La figura del líder de la empresa se concibe como fuerte, y en muchos casos no se le permite “dudar” o realizar concesiones, pues su función principal es la de liderar y nada más. 

Tanto es así que los trabajadores españoles valoran mucho más las habilidades interpersonales o emocionales tales como la resiliencia o dirección en un jefe antes que la experiencia o conocimientos factuales. 

 

Cómo ganar una negociación en España

 

Si hay algo importante para negociar con un cliente español es la relación que establezcas con el. El trato personal, caerle bien a esa persona, y las conversaciones previas que nada tienen que ver con los negocios son fundamentales. 

¿Cómo son los españoles a la hora de negociar?

Estamos hablando de una cultura empresarial relacional, y si esperas ganar la negociación por disponer de las mejores estadísticas o datos empíricos, este no es tu país. 

El interés real en la otra persona y la confianza vienen antes. Y eso hace que las relaciones en el mundo de los negocios sean a largo plazo. 

Así, durante una negociación puedes esperar hablar de temas personas o familiares, y es completamente normal. De hecho, es clave para que la negociación o reunión surja efecto.

¿Y cómo se construyen dichas relaciones? Especialmente con comidas y cenas, encuentros sociales de todo tipo. Si bien es cierto que las llamadas telefónicas (y en menor medida mails) pueden ayudar, el contacto personal cara a cara prima ante todo.

Si nos referimos a las negociaciones dentro de la propia empresa, debemos volver a considerar la rígida estructura organizacional que existe en la mayoría de casos. Esto hará que siempre tengas que hablar con tu superior, y nunca ir directamente al que toma la decisión final. 

Saltarse los estamentos jerárquicos de la empresa no te permitirá conseguir tus objetivos. 

 

Reuniones 

 

Si preguntas a un extranjero cómo definiría las reuniones en España con una sola palabra la respuesta más habitual será caóticas

Para hacer negocios en el país tienes que dejar de entender una reunión como una agrupación de personas con un claro objetivo en mente (solucionar X tema) en el menor tiempo posible. 

En el territorio español no funciona así: hay muchísimo más alrededor de una reunión que debes considerar.

Y es que no son 100% formales. Es habitual empezar hablando de temas personales y familiares, y por ende que las reuniones duren más.

Si vienes de otro país puedes sentir que se está “perdiendo el tiempo” al no abordar en todo momento el tema que concierne la reunión. Pero es la manera en que los españoles crean el ambiente cálido necesario para seguir.

Además, las interrupciones son comunes y los turnos de palabras no siempre son respetados. Pero es completamente normal, e incluso puede significar que la otra persona está interesada en lo que dices.

El enfoque principal no suele ser mucho “brainstorming”, sino más bien la comunicación por parte de un superior de decisiones ya tomadas.

Como la percepción del tiempo es diferente, las reuniones empiezan y terminan más tarde de lo habitual, especialmente ya que la puntualidad no prima.

 

Horario laboral

 

Por el sentido relajado del tiempo que tienen los españoles las jornada laborales empiezan a las 9, aunque en muchos casos (y especialmente en altos cargos) habrá antes un desayuno con los compañeros, por lo que la jornada podría empezar a las 10 tranquilamente.

Después de varias horas trabajando, hay una importante pausa para comer. Esta pausa es aprovechada por parte de mucha gente para o bien reunirse con amigos (de fuera del trabajo), o bien para hacer reuniones. Lo veremos en más detalle en el siguiente apartado. 

Y si bien es cierto que la comida es una de las pausas más importantes en el día a día, no son las únicas. Todavía queda un elemento muy importante en la cultura de los negocios española: la pausa del café.

Esta pausa se da habitualmente a media mañana, entre las 11 y las 12. Puede ser un desayuno en una cafetería o una simple pausa de 15 minutos para charlar con compañeros. Sea cuál sea la forma, es un hábito muy impregnado en cualquier trabajador.

La jornada laboral termina a las 18.00h o 19.00h, aunque es muy habitual quedarte en la oficina trabajando hasta más de las 20.00h.

Finalmente nos vemos obligados a romper un gran mito. En contra de lo que muchos tienden a pensar, las siestas son para los fines de semana. Dentro del horario laboral no existen (a menos que trabajes como freelance y te lo puedas organizar).

En cuanto a festivos, aquí puedes encontrar un listado completo. Como verás, las festividades y días no laborales están altamente condicionados por las tradiciones cristianas.

 

La comida, el pilar central de los negocios

 

La comida puede ser una de las partes más importantes del día dentro del entorno empresarial español.

Y es que cumple distintas funciones, todas ellas muy importantes. 

En primer lugar, es la opción escogida para muchas reuniones con clientes. Es habitual reunirse en un buen restaurante para debatir sobre una propuesta comercial o sobre un acuerdo. Y es que en España ganar confianza significa disfrutar de una comida apetecible, en la que saborear el plato es tan o más importante como la propuesta del cliente. 

Por otro lado, también es un punto de contacto importante para estrechar relaciones con otros trabajadores, adquiriendo función de socialización e integración del grupo. 

Tanto es así que dentro del horario laboral habitual la comida puede llegar a ocupar 2 horas perfectamente.

 

Saludos

 

Uno de los pilares más importantes dentro de la etiqueta empresarial son los saludos

Dentro del territorio español lo más habitual es dar la mano, aunque dependiendo del nivel de relación con la otra persona un abrazo también puede ser común.

Como hemos comentado, las relaciones comerciales suelen ser a largo plazo, por lo que es habitual que el “cliente” se convierta en “amigo”. Esto haría que el saludo sea mucho más íntimo y cercano.

Los dos besos quedan reservados únicamente para personas que conoces de hace mucho tiempo y con las que tienes una relación muy estrecha.

Ante un desconocido, una persona mayor o para mostrar respeto si por ejemplo no sabemos el cargo de la otra persona o sabemos que tiene un cargo superior), se suele usar el “usted”, aunque lo más habitual es que rápidamente te pidan que os tuteéis. 

 

Comunicación no verbal

 

Las siguientes normas culturales tienen que ver con la comunicación no verbal, muy característica en el territorio español por el carácter distendido y amigable que caracteriza a la nación. 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el contacto visual es fuerte y constante, mucho más que en otros países (y no por ello se entiende como amenazante). 

La cercanía es habitual. Por eso los tocamientos, ya sea en brazo, espalda, codo u hombro son un constante durante las conversaciones. De hecho, en caos de no existir estos elementos, podríamos decir que la relación no es tan buena, algo que iría en contra de nuestros objetivos de negocio. 

Además, el espacio vital de cada uno está bastante reducido. Las personas se sitúan muy cerca las unas de las otras, tanto si están en grupos más grandes o simplemente se trata de una conversación entre dos personas.

El tono humorístico habitual, siempre usando las ironías y los chistes fáciles en las conversaciones, hace que la expresión facial más común sea la de la sonrisa, presente en casi todo momento.

 

Vestimenta

 

Es totalmente cierto que el código de vestimenta depende del tipo de empresa de la que estemos tratando. Si nos vamos a un despacho de abogados muy prestigioso o a una consultora internacional, podemos esperar ver a todo el mundo en traje. 

Y es que tradicionalmente la manera de vestir de los españoles en el trabajo siempre ha sido formal con un toque conservador. 

Si comparamos con otros países de la Unión Europea podemos decir que en España son más conscientes con lo que se ponen en el día a día, y le ponen más esmero. Dan mucha importancia a su imagen y su apariencia, y el verse bien vestidos a ojos de los demás es fundamental. 

No obstante, esto está cambiando a día de hoy, especialmente con la irrupción de muchas startup dominadas por talento joven en las que lo más habitual son unos pantalones tejanos y una camiseta de manga corta lisa. 

 

Trámites

 

Finalmente, tanto si vas a montar tu propio negocio como darte de alta como autónomo, ten en cuenta que los trámites y todo lo relacionado con la burocracia empresarial suelen ser lentos y constan de muchos pasos distintos. 

Así, es fácil perderse o volverse loco en el intento. 

Pero te lo hemos puesto fácil. 

En este artículo encontrarás información paso a paso para montar tu empresa en el territorio español. Incluyen consejos sobre qué tipo de compañía es la más adecuada para ti, qué impuestos pagarás, y otros datos interesantes. 

 

 

0/5 (0 Reviews)
Share via
Copy link
Powered by Social Snap