fbpx

Llega un punto en la vida de un extranjero en España en el que finalmente puede solicitar una tarjeta de larga duración. Se trata de un gran cambio, pues este tipo de residencia simplifica de manera radical todos los trámites que éste tendrá que realizar en España en un futuro.

No obstante, este extranjero se enfrentan a una duda de suma importancia, pues existentes diferentes modalidades de tarjetas de 5 años y saber cuál es la más adecuada para el caso particular no siempre es tarea fácil.

Así, en este post te detallamos las principales similitudes y diferencias entre la tarjeta de larga duración y la tarjeta de larga duración UE de manera detallada para que no te quede ninguna duda.

 

Similitudes entre la tarjeta de larga duración y larga duración UE

 

Empecemos analizando qué puntos tienen en común ambas tarjetas y hacen que muchos las confundan (por más que en la práctica sean muy diferentes).

 

Ambas tarjetas se consiguen tras 5 años en España

 

Este es el punto más importante y que más identifica a estas dos residencias permanentes o de larga duración de manera común.

Su requisito más importante es que únicamente pueden ser solicitadas y posteriormente conseguidas tras llevar 5 años residiendo en España como extranjero de manera legal y continuada.

Es decir, el extranjero entrará en el territorio español con una tarjeta de residencia temporal, y cuando complete 5 años totales renovando la misma, podrá finalmente acceder a tarjeta de larga duración o larga duración UE.

Es importante mencionar que la frase “residencia continuada” toma especial importancia.

Pues para solicitar de manera exitosa ambas tarjetas no se pueden registrar ausencias superiores a 6 meses consecutivos en un periodo de 12 meses, ni un total de 10 meses en los 5 años si sumamos todos los periodos en los que el extranjero ha estado fuera de España.

 

Son residencias de caracter indefinido

 

Una vez se cumplan esos 5 años de residencia y se solicite una de estas dos tarjetas, el extranjero pasará a tener el derecho de quedarse en España de manera indefinida.

Es decir, si bien es cierto que las dos tarjetas deben ser renovadas cada 5 años, lo que se renueva es únicamente la tarjeta física o plástico, pues el derecho a residir en territorio español es algo que ya tendrán garantizado de por vida.

 

Las dos permiten residir y trabajar de manera legal en España

 

Las dos residencias de larga duración ofrecen la posibilidad de vivir y trabajar en el país de manera legal con las mismas condiciones que cualquier otro ciudadano español.

Es decir, el extranjero podrá trabajar para cualquier empresa en España o realizar actividades de manera independiente (como autónomo/a); sin estar ligado a ninguna empresa particular como sucede con el permiso de trabajo regular.

 

Requisitos comunes

 

Si bien es cierto que difieren en sus requisitos más fundamentales, encontramos un listado de requisitos comunes que el solicitante deberá cumplir para solicitar cualquiera de estas dos tarjetas.

Además de la necesidad de demostrar la residencia continuada en el territorio nacional, hablamos de:

 

Mismo modelo de solicitud

 

Para conseguir ambas residencias deberás descargar, rellenar y presentar el mismo modelo de solicitud, el modelo EX-11.

Puedes hacer clic aquí para visualizar y descargar este modelo.

 

Antes de pasar a las difernecias entre las dos residencias permanentes, recuerda que nuestros abogados de extanjería responden todas tus dudas online:

     

    Diferencias entre larga duración UE y residencia de larga duración

     

    Pasemos a la parte más importante: las diferencias entre larga duración UE y larga duración «normal».

    Como ahora veremos, estas diferencias vienen de dos fuentes principales: los requisitos que el extranjero debe cumplir para solicitarla, y las ventajas que ambas tarjetas ofrecen.

    Veámoslo.

     

     

    Posibilidad de vivir y trabajar de manera más fácil en otro país de la Unión Europea

     

    Este es el principal beneficio de la tarjeta de larga duración UE y el punto que le otorga su nombre.

    Pues una de las ventajas de esta tarjeta (a cambio de tener que cumplir una serie de requisitos más extensos como ahora analizaremos) es que el extranjero que la ha conseguido en España, podrá en un futuro desplazarse de manera muchísimo más fácil a cualquier país de la UE y establecerse allí para trabajar.

    Esto no significa que la tarjeta de larga duración UE lleve implícito un permiso de trabajo, y que el extranjero podría trabajar en Francia, Italia o Alemania (o en cualquier otro país de la Unión) directamente con la misma.

    No.

    Esto significa que el extranjero lo tendrá muchísimo más fácil.

    En el caso de desear mudarse a cualquiera de estos países miembros, no tendría que empezar el proceso de residencia desde 0. Al ser titular de una tarjeta de larga duración UE, el país de destino le cambiaría esta tarjeta por la homóloga o más similar en su territorio.

    Por ende, sigue haciendo falta realizar un trámite para trabajar en otro país de la UE con esta tarjeta, pero el proceso es muchísimo más rápido y ágil en comparación a hacerlo sin ella.

     

    Necesidad de demostrar la posesión de medios económicos

     

    Uno de los puntos fuertes de la residencia de larga duración es que habitualmente se trata del primer momento en la vida del extranjero en España en el que no debe demostrar la posesión de fondos suficientes para conseguir la residencia.

    Es decir, no es necesario que esté trabajando en el momento de la solicitud, ni que acredite que dispone de dinero suficiente en el banco.

    Este requisito simplemente desaparece.

    No obstante, en el caso de la residencia de larga duración UE la situación es diferente.

    Pues sí existe la necesidad de demostrar la posesión de medios de vida estables y regulares. Hablamos de un 150% del IPREM anual para una unidad familiar de 2 miembros (50% extra por cada familiar adicional).

    El extranjero que reside en España tiene 3 maneras diferentes de demostrarlo:

    • Trabajando para una empresa (su sueldo mensual, si se trata de una cantidad que llega al mínimo antes mencionado, es el la prueba que lo verifica)
    • Trabajando por cuenta propia (demostrado con sus declaraciones de impuestos)
    • Si no trabaja, aportando un certificado bancario demostrando que dispone de dichos fondos

     

    Disponer de un seguro médico

     

    Muy similar al punto anterior, la residencia de larga duración UE también exige un requisito extra que no encontramos en el caso de la larga duración.

    Hablamos de la necesidad de disponer de un seguro médico, ya sea público o privado.

    Si el solicitante no está trabajando o trabaja por cuenta propia, deberá contratar un seguro privado con coberturas completas, sin carencias ni copagos (equiparándose a los beneficios que ofrece la sanidad pública española.

    Pero si el extranjero se encuentra empleado por parte de una empresa en el momento de la solicitud, no será necesario contratar una seguro médico privado, pues ya está registrado en la Seguridad Social y a través de su sueldo ya reaiza contribuciones periódicas para quedar amparado por la sanidad del país.

     

    Conclusión: cuándo solicitar larga duración y cuando solicitar larga duración UE

     

    Hasta aquí las principales diferencias y similitudes entre ambas tarjetas de 5 años.

    Es probable que después de leer todos estos puntos sigas teniendo dudas sobre si es mejor solicitar una tarjeta u otra en tu caso particular.

    Para que puedas salir de esas dudas de manera definitiva, aquí te aportamos 2 consejos.

    El primero es que, si consideras que en un futuro (cercano o no) vas a querer mudarte a otro país de la UE y vivir allí por un tiempo o de manera indefinida, solicita la larga duración UE lo antes posible.

    Muchos extranjeros que en el momento actual cumplen con los requisitos laborales y de seguro médico solicitan la larga duración “normal” y meses después, cuando finalmente deciden mudarse a otro país, se arrepienten de no haber solicitado antes la largad duración UE ya que ahora no complen con dichos requisitos.

    Por lo que si puedes, solicita la larga duradción UE en primer lugar (aunque siempre podrás modificar de una a otra sin problemas).

    El segundo consejo es que solicites asesoramiento especializado. Nuestros abogados de extranjería estarán encantados de conocer tu situación para poder asesoraste al detalle.

    Muchas veces esta ayuda externa es lo que necesitas para evitar problemas legales en el futuro y conocer a ciencia cierta qué camino es el más adecuado para ti y tu familia.

    Así que si tienes cualquier duda, pregúntanos lo que sea aquí:

    Quiero hablar con un abogado

     

    0/5 (0 Reviews)
    Share via
    Copy link
    Powered by Social Snap