fbpx

Si vives en España de manera habitual (tanto si eres extranjero como si no), este post te interesa. Pues lo más probable es que tengas que hacer tu declaración de la renta de manera anual, y en este artículo aprenderás exactamente cómo. Analizaremos cómo funciona el proceso exactamente, cuál es la cantidad a pagar (o recibir) y cómo abonarla, todas las deducciones y bonificaciones que te permitirán ahorrar dinero, y muchos otros consejos totalmente útiles. 

¿Qué es la declaración de la renta?

Como ya sabrás, percibir cualquier tipo de ingreso supone pagar impuestos sobre esa cantidad.

Y esto es así independientemente del país en el que te encuentres.

El porcentaje exacto que se aplica a dichos ingresos se llama impuesto sobre la renta, y la forma de declarar qué cantidad exacta de ese impuesto debes pagar a Hacienda es algo que se hace a través de tu declaración de la renta.

Por lo tanto, esta declaración es el proceso de preparación de un documento en el que incluirás y especificarás todos los ingresos que has obtenido y generado a lo largo del año, para que la Agencia Tributaria española pueda cobrar o devolver el dinero que pendiente.

Esta declaración se realiza una vez al año en caso de que estés obligado a ello (algo que descubrirás en un segundo).

 

¿Significa pagar impuestos?

 

Entender este punto es fundamental.

Hacer la declaración de la renta no significa necesariamente tener que pagar impuestos.

De hecho, es algo que has ido haciendo a lo largo del año directamente al recibir tu salario.

Es decir, en España tienes tu sueldo bruto, que difiere de la cantidad que realmente percibes en tu cuenta bancaria al final de cada mes. Esa diferencia entre el sueldo bruto y el neto se compone de las cotizaciones a la Seguridad Social y del pago del IRPF.

Así, tu declaración de la renta únicamente verifica si hay alguna cantidad que se haya pagado de más o que quede por pagar, para que luego la Administración te pague o te cobre la diferencia.

Una vez presentes tu declaración de la renta, hay dos resultados posibles:

  • El estado de la misma es a pagar, por lo que deberá pagar la cantidad resultante a Hacienda
  • El estado es a devolver, en cuyo caso la Administración le debe dinero

 

¿Qué factores afectan a esta declaración?

 

Planificar con la suficiente antelación y comprender bien cómo funciona este proceso es otro punto imprescindible.

¿Por qué?

Porque tu declaración de la renta depende de muchos factores, como por ejemplo:

Como ves, tu situación personal marcará la diferencia totalmente.

Dependiendo de cada uno de esos factores, podrás beneficiarse de ciertas bonificaciones y deducciones, que reducirán considerablemente el importe total a pagar.

Además, si eres es un extranjero en España que recibe ingresos de otros países, puedes beneficiarte de los convenios de doble imposición entre tu país de origen y España.

Por todo esto, siempre es conveniente consultar con un especialista en fiscalidad antes completar y mandar tu declaración de la renta para que finalmente puedas aplicar todas las deducciones disponibles y terminar ahorrando dinero.

Si tienes cualquier duda hasta ahora, puedes preguntarnos libremente aquí y obtener una respuesta instantánea. Si no, ¡sigue leyendo para más información útil!

     

    Cómo saber si tienes o no que hacer la declaración de la renta

     

    Existen varios requisitos a tener en cuenta para determinar si debes presentar la renta en España o no.

    Pero el primero y más importante es la residencia fiscal. Si eres residente fiscal en España deberás realizar la declaración de la renta en el país de manera obligatoria, algo que sucede si:

    • Vives en España más de 183 días al año (lo que se puede comprobar a través de tu pasaporte)
    • Tu centro de interés económico principal está en España
    • Tu cónyuge o hijos que dependen económicamente de ti viven en el territorio español

    Si cumples alguna de estas tres condiciones, serás considerado residente fiscal (puedes encontrar todos los detalles en este artículo, así como todas las implicaciones que conlleva ser residente fiscal), lo que supone tener que tributar en España por tus ingresos mundiales y declararlos a través de tu declaración de la renta anual.

    Si la respuesta a la pregunta anterior es afirmativa, entonces deberá presentar su declaración de la renta siempre que:

    • Percibas más de 22.000 euros al año, procedentes de tu trabajo (sueldo) o de pensiones (tanto en España como en el extranjero)
    • Tus ingresos no han tributado en España o provienen de más de un pagador (como dos trabajos diferentes, o un trabajo y prestaciones por desempleo), y has ganado más de 14.000€
    • Tienes pensiones superiores a 12.000€ procedentes del extranjero
    • Otras situaciones específicas que deben ser analizadas caso por caso

     

    ¿Cuándo se hace la declaración de la renta?

     

    En primer lugar, ten en cuenta que el año fiscal en España es equivalente al año natural (es decir, va del 1 de enero al 31 de diciembre; a diferencia de otros países como el Reino Unido).

    Dicho esto, deberás realizar la declaración de la renta de un año concreto desde el 1 de abril hasta el 30 de junio del siguiente.

    Por ejemplo, la declaración de la renta de 2021 la presentarás de abril a junio de 2022 (y ese es el mismo periodo de tiempo en el que debes declarar y pagar el impuesto sobre el patrimonio, en su caso).

    ¿Y qué pasa si no presento a tiempo o lo hago fuera de plazo?

    En ese caso incurrirás en una penalización que dependerá del retraso total experimentado. Esta sanción puede oscilar entre el 5 y el 20% del impuesto adeudado, así que asegúrate de marcar la fecha en el calendario y presentar todos los documentos a tiempo.

    Además, recuerda que de enero a marzo deberás declarar tu patrimonio mundial a través del modelo 720 (siempre que tenga activos o bienes por valor superior a 50.000 euros).

     

    cómo hacer la declaración de la renta

     

    Cómo presentarla tu declaración

     

    Actualmente, la declaración de la renta debe presentarse de manera online. Para ello deberás solicitar un borrador, y podrás hacerlo a través de este enlace.

    En ese link también encontrarás todos los recursos e información extra, como por ejemplo la plataforma para presentar documentación faltante, etc.

    Los pagos o reembolsos se realizan mediante domiciliación bancaria.

    Es decir, como la Agencia Tributaria española ya tiene los datos de tu cuenta bancaria, te cobrará o abonará automáticamente la cantidad que te corresponda allí.

    Además, hay que tener en cuenta que en caso de tener que pagar ya que la renta te ha salido a pagar, puedes hacerlo en dos partes: el 60% después de presentar la declaración, y el 40% restante el 5 de noviembre.

     

    Tipos impositivos: descubre cuánto deberás pagar exactamente

     

    ¿Cuáles son los ingresos concretos que generarán la obligación de pagar el IRPF y, por tanto, deberán estar dentro de tu declaración de la renta?

    • Los rendimientos del trabajo (tu sueldo, pensiones de jubilación, pensiones de personas con discapacidad, prestaciones de maternidad, prestaciones de desempleo, etc.)
    • Rendimientos del capital mobiliario (dividendos, intereses de cuentas, intereses de depósitos, etc.)
    • Rendimientos del capital inmobiliario. Por ejemplo, si recibes rentas de un apartamento que tienes en alquiler. Si ese piso alquilado es también tu vivienda principal (y no lo utilizas como Airbnb o alquiler de temporada), se aplicará una reducción del 60% al restar todos los gastos. Si lo tienes vacío, la Agencia Tributaria asume el rendimiento que pagarías por ese piso si lo alquilaras (y paga el IRPF en consecuencia).
    • Ganancias patrimoniales. Beneficios obtenidos por la venta de bienes inmuebles o activos financieros (cuando, por ejemplo, vendes tu casa o acciones empresariales).
    • Rendimientos de actividades económicas como autónomo.

    Este listado se puede clasificar en dos grandes grupos, y ambos tienen un tratamiento diferente a la hora de realizar tu declaración de la renta y su correspondiente pago:

     

    Base imponible liquidable general

     

    Para las rentas generales que recibes, hablamos de un impuesto que oscila entre el 19% y el 45%, de la siguiente manera:

     

     

    Pero los porcentajes exactos dependerán de la Comunidad Autónoma en la que te encuentres.

    Esto es así ya que el porcentaje final se compone de dos partes:

    • La primera parte la determina el gobierno central español, y va del 9,5% al 22,5%.
    • Pero luego, cada región fija sus propios porcentajes, que pueden ir del 12,5% al 25%.

     

    Base del ahorro

     

    Cuando hablamos de la base del ahorro, nos referimos a las plusvalías y a parte de los intereses que percibes durante el año.

    Aquí la fiscalidad es más sencilla, ya que sólo hay 3 tramos:

    • Hasta 6.000€, 19%
    • De 6.000€ a 50.000€, 21%
    • Más de 50.000€, 23%

     

    Bonificaciones personales

     

    Existen ciertas bonificaciones de las que podrás beneficiarte:

    • 5.500€ al año como individuo
    • Si eres mayor de 65 años, 6.700€ al año
    • Si eres mayor de 75 años, 8.100€ al año
    • Si estás legalmente casado y formalizas una declaración de la renta conjunta, entonces tienes derecho a 3.400€ más como bonificación

    Esto no significa que vayas a restar estas diferentes cantidades al IRPF que finalmente obtengas. No. Hablamos de cantidades correspondientes a tu caso particular que tienen que ver con la forma de computar el porcentaje exacto del impuesto, pero nunca se deduce directamente.

     

    ¿Qué se puede deducir del pago de la renta?

     

    A continuación se enumeran las posibles deducciones que podrás excluir de tu base imponible:

    • Los planes de pensiones y sus aportaciones. Hasta ahora eran un máximo de 8.000 € anuales, pero recientemente la cantidad se ha reducido a tan sólo 2.000 €.
    • La hipoteca o el alquiler de la vivienda en la que se vives actualmente, pero bajo ciertas condiciones (y no todo el mundo podrá beneficiarse de esto), como por ejemplo los alquileres o las hipotecas antiguos, firmados antes de 2014.
    • Donaciones a entidades solidarias como las ONG (pero aquí no vale cualquier ONG, deben ser entidades acogidas a la ley correspondiente, y deben enviar un certificado anual).
    • Deducciones extra a nivel autonómico. Por ejemplo, en Cataluña existe el derecho a deducir 300 euros en el mismo año en que nace tu hijo, 300 euros el año en que te quedas viudo o viuda, cantidades dedicadas a la promoción de la lengua catalana, etc.

    Por lo tanto, encontrándose en la misma situación, tu declaración puede cambiar drásticamente según la región y situación en la que te encuentres.

     

    Estrategias adicionales para ahorrar dinero

     

    Además, también puedes beneficiarte de los diferentes convenios de doble imposición entre el país del que has obtenido los ingresos y España. Es decir, si has pagado impuestos allí, no tendrás que volver a pagarlos en el territorio español (ya que eso generaría dos pagos por la misma cantidad de ingresos).

    España tiene acuerdos con más de 80 países, por lo que es probable que puedas beneficiarte de esta medida. Puedes verificar aquí si tu país tiene una acuerdo o no, y cuáles son las condiciones del mismo.

    Si eres del Reino Unido pero residente fiscal en España, te recomendamos que leas este artículo para entender qué partidas son deducibles y cómo pagar menos.

    Por último, la Ley Beckham es otra opción realmente interesante que puede ahorrarte dinero. Si cumples los requisitos, esta ley hará que únicamente tengas que pagar una tarifa plana del 24% sobre tus ingresos en lugar de un tipo progresivo que puede llegar al 50%.

    Es cierto que existen deducciones adicionales de las que te puedes beneficiar.

    Pero éstas dependen enteramente de la región en la que vivas actualmente, por lo que nuestra recomendación es que te pongas en contacto con nuestro equipo de abogados fiscalistas para que podamos analizar tu situación y encontrar las mejores estrategias de optimización fiscal que te permitan ahorrar dinero.

    También prepararemos y presentaremos tu declaración de la renta, asegurándonos de que no le falte nada y de que todo esté en regla a tiempo:

     

    Quiero hablar con un abogado

     

    0/5 (0 Reviews)
    Share via
    Copy link
    Powered by Social Snap