Puede parecer injusto. Acumulas riqueza hasta cierto punto solo para que te empiecen a cobrar impuestos. Y eso sucede debido al impuesto sobre el patrimonio, uno de los impuestos que tanto expatriados como nacionales en España deben pagar. Sin embargo, como en todo, planificar es clave. Así, hay varias maneras de reducir la cantidad total a pagar. Y en este post vamos a enseñarte exactamente cómo. Pero, antes, una breve explicación sobre los porcentajes exactos y las situaciones en las que tendrás que pagar impuesto sobre la riqueza de manera efectiva.

 

¿QUÉ ES EL IMPUESTO SOBRE EL PATRIMIONIO EN ESPAÑA?

 

El impuesto sobre el patrimonio o impuesto a la riqueza en España es un impuesto que tanto los residentes como los no residentes deben pagar sobre los activos que poseen. Fue reintroducido durante la crisis financiera en el país, y es un impuesto que debe pagarse además de otros como el impuesto sobre la renta o el impuesto sobre las ganancias de capital.

Muchos extranjeros se sorprenden cuando descubren que tienen que desembolsar este porcentaje. Y eso es porque es algo único; pues no hay un impuesto equivalente en el Reino Unido, por ejemplo.

Estamos hablando de un impuesto individual que debe presentarse cada año. No existe la posibilidad de presentarlo conjuntamente con tu pareja o cónyuge.

 

¿DE QUÉ FORMA SE GRABA EL IMPUESTO A LA RIQUEZA?

 

Al igual que con muchos de los impuestos pagados en el territorio español por los extranjeros, existen algunas diferencias cuando se trata de residentes y no residentes. Por un lado, este impuesto se aplica a la cantidad neta de tus activos mundiales si eres residente en el país. Para los no residentes, solo se aplica a los activos netos que poseen dentro España.

Sin embargo, no todos los tipos de activos serán gravados aquí. Deberás pagar de forma efectiva por tus bienes raíces, tus ahorros, automóviles, joyas, obras de arte (sin embargo hay algunas exenciones aquí), barcos y otras inversiones similares.

¿Y cuáles son esos activos que no serán gravados?

No tendrás que pagar impuestos sobre el patrimonio para ningún contenido del hogar aparte de los mencionados anteriormente (como piezas de arte), participaciones en empresas familiares, activos comerciales, derechos de propiedad intelectual o derechos de pensiones, por mencionar algunas partidas.

 

¿DEBO PAGAR IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO REALMENTE?

 

Como mencionamos en la sección anterior, tanto los residentes como los no residentes deberán pagar impuesto a la riqueza. Sin embargo, eso solo sucederá si sus activos totales valen más que una cierta cantidad, ya que hay algunas provisiones.

No importa si eres residente fiscal o no en el territorio español, vas a tener una asignación libre de impuestos de 700.000€. En Cataluña, ese subsidio es aún mayor, equivalente a 500.000 €. Además, y siempre que seas un contribuyente residente, también disfrutarás de una bonificación adicional de 300.000 € para tu propiedad (si ésta es vivienda habitual). 

Esto nos ayuda a resolver la pregunta sobre si estás realmente sujeto al impuesto sobre el patrimonio o no.

Si tienes activos cuyo valor es inferior a las posibles cantidades que hemos mencionado (que depende de tu estado de residente), no debes preocuparse por pagar el impuesto al patrimonio en España. Pero si los activos tienen una valoración mayor… tendrás que pagar. Pero, ¿cuánto exactamente?

 

¿CUÁLES SON LOS PORCENTAJES EXACTOS DEL IMPUESTO SOBRE LA RIQUEZA?

 

Aquí es donde encontramos la primera diferencia entre las regiones españolas. Y esto es debido a que algunas de estas regiones siguen la regla general nacional, y otras aplican sus propias reglas. ¿Cuáles son esas diferencias exactas?

La regla general consiste en gravar con impuestos de 0.2% a 2.5% dependiendo de tu riqueza general. Esto significa que cuanto mayor sea tu riqueza, más tendrás que pagar. El impuesto a la riqueza es un impuesto progresivo.

Sin embargo, existen ciertas comunidades autónomas en España que pueden cobrar un porcentaje mayor; tales como Cataluña, Valencia o Andalucía.

Pero no todas son malas noticias. Porque las distintas regiones también difieren en cuanto a las bonificaciones. Por ejemplo, en Madrid hay una bonificación del 100%, lo que significa que no es necesario pagar el impuesto a la riqueza.

Nota IMPORTANTE. A pesar de que existen algunas diferencias según la región en la que te encuentres, eso solo se aplica a los contribuyentes residentes. Si eres un no residente, sin importar dónde se encuentren tus activos se te aplicará la regla general.

 

¿SOBRE QUÉ VALOR DE LOS ACTIVOS SE APLICA EL IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO?

 

Este es un tema crucial, pero no tiene respuesta directa y fácil. Pero es algo que realmente debes saber; porqué no es lo mismo pagar un 2.5% de 500.000 € que un 2.5% de un millón.

Así, el valor de los activos al que se le aplicará el porcentaje del impuesto al patrimonio será el más alto de:

Sin embargo, hay algunas deducciones a realizar en este sentido. Pues puedes deducir el valor de los préstamos y las deudas hipotecarias del valor neto de los activos. Pero eso es algo que podrás hacer siempre y cuando esos préstamos no se hayan utilizado para comprar o invertir en cualquier tipo de activo que esté exento del impuesto a la riqueza. Es decir, esto también se aplica a los préstamos utilizados para comprar una propiedad cuyo valor está por debajo de la exención de la vivienda principal (menos de 300.000 €).

 

¿CÓMO SE CALCULA EL IMPUESTO A LA RIQUEZA?

Es realmente simple. Únicamente debes coger el valor neto de tus activos (activos mundiales si es residente en España), lo que significa que debe restar los préstamos aplicables y simplemente considerar la cantidad por encima de las bonificaciones personales. Después aplicas el porcentaje exacto de acuerdo con la región en la que vives, y cáculo realizado.

 

CÓMO REDUCIR EL PORCENTAJE DE IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO A PAGAR

 

Esto es algo que realmente te interesará. ¿Cómo reducir el porcentaje a pagar con respecto a este impuesto (o incluso eliminarlo)? Aquí te presentamos dos opciones:

  1. Hay algunos activos, como hemos mencionado, que están exentos del impuesto a la riqueza. Son realmente específicos y son pocos, pero puedes tomarlos en consideración antes de embarcarte en una nueva inversión.
  2. Hay otra opción que es realmente efectiva pero un poco compleja de ejecutar: reestructurar tus inversiones. ¿Cómo funciona exactamente? Hay ciertos tipos de activos que califican para un término bajo la legislación del impuesto a la riqueza en España. Y eso significa que el impuesto a la riqueza total no puede exceder el 60% de tu base impositiva general y de ahorro. Sabiendo esto puedes reestructurar tus inversiones para reducir o erradicar la necesidad de pagar el impuesto aplicado sobre la riqueza.

 

¿CÓMO PLANIFICAR Y GESTIONAR EL IMPUESTO TOTAL A PAGAR?

 

Los impuestos pueden ser un tema realmente complejo, especialmente cuando eres de un país diferente en el que los impuestos funcionan de manera completamente distinta.

Sin embargo, comprender las diferentes opciones que tienes es clave si desea optimizar y administrar tus impuestos. Es por eso que la planificación fiscal es esencial.

¿Cómo hacerlo? La mejor manera es confiar en abogados especializados en impuestos en España que puedan ayudarto con sus impuestos. Nuestro equipo, especializado en impuestos para expatriados está listo para ayudarte. ¡Solo tiene que enviarnos un correo electrónico detallando tu situación específica y país de origen, y responderemos todas sus dudas lo más rápido posible!

 

QUIERO AYUDA ESPECIALIZADA PARA GESTIONAR MIS IMPUESTOS EN ESPAÑA