¿Llevas viviendo en España cierto tiempo sin ningún permiso de residencia? ¿Vives con cierto miedo? Pues no debes preocuparte más, tenemos la solución. Con el proceso de arraigo en España podrás conseguir tu permiso de residencia temporal y vivir y trabajar con él durante 1 año. ¿Quieres conocer más sobre el tema? ¡Pues coge papel y boli y empieza a tomar nota!

 

¿QUÉ ES EL ARRAIGO?

 

 

Tal y como hemos apuntado, el arraigo es un proceso por el cuál se autoriza a aquellos extranjeros en situación irregular a vivir y residir en el Estado español durante un año (con la posibilidad de renovación posterior en forma de permiso de residencia) por circunstancias excepcionales.

Mediante el procedimiento de arraigo, podrás residir legalmente en España así como trabajar tanto por cuenta ajena como por cuenta propia (como autónomo) en cualquier lugar de España.

Pero, ¿a qué nos referimos con circunstancias excepcionales? ¿Qué requisitos hay que cumplir para poder solicitar el arraigo en España?

 

REQUISITOS PARA SOLICITAR EL ARRAIGO EN ESPAÑA

 

Existen tres tipos distintos de arraigo: arraigo familiar, arraigo social y arraigo laboral. Cada uno de ellos tiene asociados una serie de requisitos específicos que deberemos cumplir si queremos seguir con el procedimiento. Sin embargo, podemos extraer una serie de generalizaciones.

En primer lugar, el concepto de arraigo está pensando únicamente para aquellos individuos que no son ciudadanos originales de un estado de la Unión Europea. Si resides en España pero procedes de un país Sudamericano, por ejemplo, el arraigo es para ti.

Además, tal y como veremos más adelante, el arraigo requiere la aportación de algún tipo de documento que acredite la vinculación del solicitante con España y su sociedad. Esto puede darse a nivel más cultural o bien a nivel de relaciones personales.

Una copia del pasaporte del país de origen y la carencia de antecedentes penales (tanto en España como en el país de origen) son documentos que serán también completamente necesarios en cualquiera de los tres tipos de arraigo.

El modelo de solicitud oficial para conseguir la residencia por circunstancias excepcionales es el modelo EX-10.

 

LOS 3 TIPOS DE ARRAIGO EN ESPAÑA

 

Existen, actualmente, tres tipos de arraigo: el social, el familiar y el laboral; de naturaleza distinta. Pues cada uno de ellos tiene una serie de condiciones y requerimientos asociados que deberemos tener en cuenta.

En temas de inmigración, es muy probable que el arraigo sea la mejor alternativa para que puedas conseguir vivir y trabajar legalmente en España. Pero para poder conseguir la residencia por arraigo, antes debes tener muy claro en qué consiste cada uno de los tres tipos para poder elegir cuál se adapta mejor a tu caso.

 

ARRAIGO FAMILIAR

 

La residencia por arraigo familiar será concedida a aquellos ciudadanos extranjeros que sean hijos de madre o padre originarios de España; o bien a aquellos que tengan hijos menores de edad con nacionalidad española.

El punto positivo del arraigo familiar es que, a diferencia de los otros dos tipos, no tiene ligado a sí mismo ningún tipo de requisito temporal. Es decir, si bien el arraigo social o el laboral requieren haber estado residiendo en España durante un periodo de tiempo determinado y la necesidad de probarlo, el arraigo familiar no.

Por el contrario, lo que el arraigo de tipo familiar requiere es demostrar esta vinculación familiar. La prueba que demuestra el vínculo con España será:

  • El certificado de nacimiento del menor Español si somos el padre o madre del mismo.
  • El certificado de nacimiento del padre o madre originarios españoles conjuntamente con el del solicitante, para el caso alterno.

 

ARRAIGO LABORAL

 

Con el arraigo laboral si que encontramos un requisito temporal. Será concedido únicamente a aquellas personas que puedan acreditar relaciones laborales en España durante al menos 6 meses, además de haber vivido en España de forma continuada 2 años.

Durante los meses que el solicitante no ha estado empleado, debe haber estado inscrito en el INEM (Instituto Nacional Empleo).

 

Demostración de la residencia continuada en España

 

¿De qué forma podemos demostrar que hemos estado viviendo en España durante 2 años de forma continuada?

En este caso, documentos tales como el padrón serán una prueba efectiva, siendo este el documento probatorio por excelencia. Sin embargo, existe libertad en cuanto a la forma en la que podemos demostrar el plazo de residencia.

¿Y si no podemos presentar el empadronamiento? Pues bien, podemos suplir su ausencia con otros documentos alternativos.

La existencia de una cuenta bancaria con sus pertinentes transacciones, un contrato de alquiler o bien certificados médicos (si hemos tenido que ir a urgencias por ejemplo) son documentos igual de válidos para ese fin.

Lo ideal en este punto (en ausencia del padrón) sería poder aportar un documento probatorio alternativo por cada uno de los meses correspondientes.

 

ARRAIGO SOCIAL

 

Finalmente, el último tipo de arraigo: el arraigo social. Este es, sin duda, el procedimiento más demandado dentro de los 3 existentes.

Con el arraigo social volvemos a encontrar un requisito temporal: se debe haber permanecido de forma continuada en España durante 3 años.

¿Qué entendemos por el término “de forma continuada”? Para que el plazo de residencia sea considerado como continuo, el solicitante no debe haber estado fuera del país más de 120 días.

De este modo, es necesario poder acreditar haber vivido en España como mínimo los últimos tres años. Por ello, debe aportarse el “Histórico de Empadronamiento” de cada localidad donde se haya residido durante todo este tiempo.

Además, se debe presentar un contrato de trabajo de mínimo 1 año para poder conseguir la residencia temporal por arraigo social.

Otro de los documentos válidos pero no imprescindibles para conseguir el arraigo social es aquel que demuestra de la existencia de vínculos familiares con extranjeros residentes de forma legal en España. Nos referimos a hijos, padres o cónyuges.

Este tipo de arraigo tiene ciertas peculiaridades. Pues en el caso de no disponer de dichos familiares, necesitaremos un certificado de integración social para demostrar la vinculación con la sociedad Española.

¿De qué forma conseguimos demostrarlo? Mediante un informe favorable.

 

Informe favorable para conseguir el arraigo social

 

La demostración de la inserción social en España y su comunidad se consigue mediante este informe. Y es, sin duda, uno de los requisitos más importantes de cara a la consecución del arraigo.

Tras una entrevista con el ayuntamiento de la localidad pertinente, en la que es necesario que la persona que solicite el arraigo demuestre su vinculación e integración al Estado Español (conocimiento del idioma, cultura etc) dicha institución emite su valoración y pasa a validar el informe.

El entendimiento y habla del idioma español son uno de los principales puntos a analizar en el encuentro. En caso de la Comunidades Autónomas con lengua propia, como es el caso de Catalunya, también se valora entender y/o hablar catalán.

 

Otros requisitos

 

Otro requisito será el de la acreditación de que existe una empresa o autónomo dispuesto a contratarnos. En relación a este empleador o empresa, será imprescindible que su actividad económica lleve funcionando como mínimo un año. Deberemos presentar la documentación que acredite su identidad (DNI o CIF) y su solvencia, entre otros.

Dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre el solicitante, es muy probable que surjan determinados requisitos a cumplir para obtener el arraigo de tipo social.

Por ejemplo, en el caso de residir en Cataluña, será necesario realizar un curso de catalán de 45 horas para poder demostrar el entendimiento de dicha lengua.

Es por ello que debemos consultar con detalle cuáles son los requisitos exactos según nuestro lugar de residencia, para asegurarnos de que no nos olvidamos de nada.

 

Apostilla y Traducción de los documentos

 

Hay algo que debemos tener muy presente en cuanto a la documentación que debemos presentar. Todos los documentos que se aporten al procedimiento de arraigo y que provengan del país de origen del solicitante (entre otros, los antecedentes penales) deben estar legalizados / apostillados y traducidos al español.

 Si tienes cualquier problema con la apostilla o la traducción jurada, nuestros abogados se encargarán de todos estos trámites necesarios por ti. 

 

La vida después del arraigo

 

Una vez hemos conseguido la residencia temporal mediante el arraigo, ya sea de tipo social, familiar o laboral; podemos residir y trabajar de forma libre y legal en el territorio Español.

Pero únicamente durante un plazo equivalente a un año. ¿Y después? ¿Podemos renovar o prorrogar este permiso? La respuesta es negativa.

Sin embargo, si bien no podemos realizar una renovación, podemos modificar la autorización de residencia por circunstancias excepcionales a una permanente.

Para poder seguir residiendo y trabajando de forma legal en el territorio español, podremos entonces solicitar el visado de trabajo, y así seguir trabajando o bien por cuenta propia como autónomo (permiso de residencia por cuenta propia), o bien por cuenta ajena (permiso de residencia por cuenta ajena).

¿QUIERES INICIAR EL PROCESO DE SOLICITUD DE ARRAIGO?

 

¿Quieres iniciar todos los trámites necesarios del arraigo para solicitar tu permiso de residencia en España y conseguirlo de la forma más rápida posible?

¡Entonces no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo, nos encargaremos de todo!

¡QUIERO MÁS INFORMACIÓN!